FBU Colombia

El Centro Aumen en Bogotá y el centro Zafiro en Boyacá son los dos pilares en los que se yergue la Enseñanza de la Fraternidad Blanca Universal en Colombia. Y  a la manera de la imagen del árbol, estos dos centros proyectan extender sus ramas para cobijar y beneficiar a todos los seres que busquen sinceramente  su desarrollo espiritual.  

Nuestras reuniones se llevan a cabo regularmente todas las semanas en Bogotá y en el centro fraternal de la montaña se realizan  tres convivencias fundamentales, en  diferentes períodos del año, en un ambiente campestre, al aire puro, en el silencio… en donde la Enseñanza es un  alimento concebido por el Maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov para satisfacer todas las necesidades de estos tres principios fundamentales del ser humano: el intelecto, el corazón, la voluntad.

En una atmósfera fraternal desarrollamos nuestras diferentes actividades tales como la audición de una música apropiada, las comidas bajo la perspectiva de un yoga, el canto coral, la danza, la escucha de conferencias, la meditación, el trabajo con el Sol, con la naturaleza y sus cuatro elementos, los ejercicios de gimnasia, de respiración, las oraciones, etc. Actividades que son los medios que nos permiten   vivir y realizar en todo su esplendor  una comunión con  el legado que nos dejó el Maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov.

La Fraternidad Blanca Universal en Colombia busca ser un prístino cristal que reciba y transmita el modelo venido de lo Alto, de la fuente misma, aportado por el Maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov. Un templo más en la visión gloriosa del Maestro en el devenir de la Enseñanza, en Espíritu y en Verdad.

La Asociación Fraternidad Blanca Universal de Colombia viene trabajando desde el año 1989.

En la actualidad existe un grupo fraternal en Bogotá con una sede campestre en el departamento de Boyacá. En estos dos centros, los hermanos y hermanas procuran por su parte llevar a cabo un trabajo individual intenso y perseverante de estudio y de aplicación de la Enseñanza. Se reúnen periódicamente dos veces por semana  para realizar un trabajo espiritual de grupo, de acuerdo con los métodos preconizados por el Maestro: audición de conferencias, cantos, oraciones y, sobre todo, meditación con la luz, que en su parte activa, consiste en la formación del llamado “láser espiritual”.

Los congresos o convivencias se realizan en Pascua, en la época de la fiesta de San Juan y en Navidad y Año Nuevo, en el centro campestre llamado “Zafiro”. En estos congresos, evidentemente, se practican los ejercicios aprendidos en la Escuela Iniciática, especialmente el “Surya-Yoga” o Yoga del Sol y el “Hrani-Yoga” o Yoga de la nutrición, la meditación, los cantos, el trabajo con la naturaleza, con los cuatro elementos, los ejercicios de gimnasia, de respiración, la danza, etc.